Vamos a correr – Mi primer medio maratón

Las Vegas, 2 de diciembre de 2012
Nos propusimos mis carnales y yo hacer este reto, un medio maratón, 21 kilómetros con 97 metros. Un día antes como es de rigor, había que ir por los paquetes de corredor con el número, el chip para rastrear, y algo que nos llamó la atención, la camiseta. Y es que como que no se siente lo mismo que te den una camiseta por pagarla, que cuando te dan una camiseta por ganártela corriendo. Pero de todos modos muy gustosos la recibimos. ¿Sí mencioné que estábamos en Las Vegas? No queríamos caminar mucho pero es inevitable estar dando vueltas con toda la gente de todas partes del mundo y recorriendo los casinos y tiendas (las apuestas no son lo mío, prácticamente mis gastos en esto son menos de un dólar). Afortunadamente contábamos con la hospitalidad de Meño que fue el primero que me hizo el reto de correr este medio maratón meses antes. Nos preparó una deliciosísima cena llena de carbohidratos con distintas pastas y con el toque característico de su cocina. Y pues, había que descansar bien para la carrera del día siguiente.
Después del desayuno y para mentalizarnos fuimos a pasar el tiempo al Hard Rock Café donde simplemente viendo los pósters y fotografías pudimos pasar varias horas, hasta que ya acercándose la hora nos fuimos caminando a la salida, una distancia de 3 kilómetros antes de un medio maratón, como que no, pero era más la emoción y como vimos que otros cientos de personas hacían lo mismo no le dimos importancia. Llegamos a nuestro corral (esperando hacer 2 horas y media) y esperar otra vez a que salieran todos los corrales antes que nosotros, por lo que venimos empezando prácticamente 1 hora después de la oficial. ¿La ventaja? nos tocó más noche por salir más tarde.
De por sí pasar por el Strip es una vuelta a la fantasía, poder correrlo en medio de la calle sin ningún carro, autobús o vehículo de ningún tipo lo hacía sumamente especial. A todo lo largo del recorrido los turistas y algunos acompañantes de otros corredores echaban porras a todo mundo con sus trompetas y letreros y hasta te pedían el “high five”, esto es muy motivamente siempre. Había puestos de hidratación con Gatorade muy bien surtidos por los voluntarios a quienes siempre agradecí, y fue ahí donde conocí los geles”Gu” que luego vería hacen muy buen trabajo. Algo que también fue una novedad para mí fueron las bandas de rock que cada ciertas esquinas animaban el ambiente y con algunas de ellas hasta se antojaba quedarse a seguir la tocada más tiempo pero pues, había que correr. Pasando por la casa de empeño famosa por el History Channel me sorprendí que la gente se salía de la carrera para entrar ahí. No es que siga el cronómetro peleando hasta el último microsegundo pero ¿de verdad era necesario justo en ese momento ir “a conocer”? En fin. Después de 10 kms entramos a áreas residenciales de Las Vegas donde el apoyo era el mismo, pero más especial porque familias enteras salían de sus casas y ponían sillas enfrente para darle ánimos a los corredores. En este punto me despegué de mis carnales porque ya sentía que estaban resagándose y además harían menos tiempo que yo de todos modos.
El resto del camino, ya solo venía saludando a mexicanos y latinoamericanos que me encontraba con quienes platicaba brevemente. Y ya con unos 6 kilómetros por llegar a la meta, volvimos a entrar al Strip y volví a sentir ese apoyo de toda la gente que estaba ya esperando al resto de los corredores. A lo lejos miré la meta, me sentía bastante bien tanto anímica como físicamente así que había que dar el último tirón. Y así, con toda la emoción, crucé la meta con las manos en alto. Nunca en ninguna carrera había alcanzado una medalla pero en ésta había para todos quienes completaran el circuito así que fue muy emotivo cuando me la dieron y la sentí pesada sobre mi pecho y sobre todo muy orgulloso de haber cumplido este reto.

Cometimos varios errores (a nuestro parecer) en este medio maratón:
1. Caminamos (turisteando) el día anterior, que aunque no fue mucho, sí es agotador andar en tiendas, casinos y en la calle.
2. Caminamos para ir a la salida de la carrera (ya medido con Google Maps) 3 kms completos que según nosotros era para calientamiento, pero a nuestro gusto era demasiado caminando pues sí llegamos a resentir las plantas de los pies
3. Algo que pasó específicamente conmigo fue que para evitar tener que ir al baño durante el día de la carrera no tomé agua, o al menos no tanto cuando yo mismo sentía sed. Ya durante la carrera en cada puesto de hidratación aprovechaba pero creo que debí haberme hidratado todo el día normalmente.
4. Fue fatal conducir en carro tanto camino en carretera justo unas horas después de terminar la carrera (teníamos que regresar a trabajar el día siguiente), ya pedíamos esquina y creo que en su momento puede llegar a ser peligroso por lo cansado del camino (6 horas y media)

Lo que creo que sí hicimos bien:
1. Comer pasta y pan integral el día anterior, desayunar suficiente y el lunch ligero (un subway) el día de la carrera.
2. Los primeros 12 kilómetros los hicimos a paso leve de aprox. 7 a 6 minutos por kilómetro, o sea, algo tranquilo para lo que estamos acostumbrados en una carrera, que en mi caso me permitió darle los últimos 10kms a un paso de aprox 5:30 minutos por km que fue más acorde a mis tiempos en entrenamientos.

lvmÉramos 22,000 corredores de todo el mundo y fuí el lugar 5,486 que para mí significó la gratificación de cada madrugada de entrenamiento decir “sí, sí voy a salir y no me voy a quedar en la cama”; de seguir tips y consejos de mi club Berrendo de como aguantar ampollas, lesiones, cansancios y preguntas babosas de “¿y para qué corres?” y se resumió en esa noche como una meta a la que llegué y me respondo a mí mismo la pregunta “¿cuál es tu excusa? NINGUNA ¡lo logré!”

Rant del odio

Nota aclaratoria: no porque a mí no me gusten algunas de las cosas que tú disfrutas debas dejar de hacerlo. Y también, estoy seguro que muchas de las cosas que hago a tí te pueden caer muy mal. Aquí solo quería anotarlo para que en 10 años que yo haga estas cosas me lo hagan saber. Van sin orden de ningún tipo:

1. Las fotos con marcos como letrero. En baby showers, en despedidas de soltera, graduaciones y más usan marcos de unicel con letreros del lugar donde la gente posa en medio como una manera divertida de mostrarse en el evento. El resultado es mil fotos con cientos de personas haciendo exactamente la misma pose usando el mismo marco.

no es un marco de unicel, pero es la idea2. Los fun studio, fun photo booths o como sea que los llamen. Reutilizando “props” que diez mil personas más antes que tú usaron ¿apoco crees que las limpian? Además, las pelucas, los lentes enormes ¿realmente te hacen ver divertido? ¿o que estás pasando el mejor día de tu vida?

3. Los selfies no me desagradan, me desagrada que se los tomen en medio de la carretera y a toda velocidad. Si no piensan en sí mismos por lo menos piensen en toda la gente alrededor, conducir cualquier vehículo requiere el cien por ciento de atención. Y sí, se nota porque claramente se ve que eres tú el que va manejando y el exterior se mira barrido en la foto por la velocidad.

4. Cuando usan Youtube como radio. Como música de fondo pues, y todavía usaran la característica de los playlists, pero no, cada que se acaba la canción van y buscan otra y lo repiten. ¿Saben que existe Spotify, Grooveshark, Deezer, etc.?

5. Cuando ponen el aire acondicionado en modo Polar ¿a quién fregados le gusta el frío helado? afuera está a 40ºC, vale, pero ¿porqué quisieras estar adentro a 10ºC? Sobre todo porque afuera te espera el verano solar. Y esto aplica para el carro, oficinas, el cine y otros lugares públicos y privados.

6. Cuando alguien de más de 30 hace/actúa/dice/habla como adolescente. Siempre es tentador hacerlo “para estar en onda” pero cuando tenías esa edad ¿no te acuerdas como te caían esos adultos que intentaban ser como tú?

7. Si cuando van conduciendo no usan las direccionales, eso lo colocaron ahí para avisar a tu exterior que vas a dar una vuelta, ¡hazlo saber!

8. Cuando un correo acusador copian a todo mundo. La mayoría de a quienes enviarás ese correo con el que pretendes lavarte las manos lo ignorarán, arregla tus asuntos con quien tengas que arreglarlos pero no metas en el pleito a cualquiera nomás por que sí. Y cuando resulta que no tenías razón, con la misma actitud que quisiste que todo mundo se enterara del problema, ahora que se entere de que quien tenía la culpa en primer lugar fuiste tú.

9. Que saquen el celular y estén navegando en redes sociales en lugar de estar en el lugar y con las personas. A veces puede ser que apenas están llegando al lugar y están haciendo check-in pero ¿en serio en medio de la película tienes que sacar el celular y comentar la última foto graciosa de tu contacto? ¿en serio en este preciso momento? ¿justo ahora? Escenario bellamente ilustrado por Pablo Stanley (dar click para verlo):

outForDinner

10. El foamy, foam, unicel o como quiera que se llame ese producto de plástico con el que no pueden faltar estar hechos los utencilios deshechables. Además de que son un problema para el medio ambiente, producen un volumen de basura mayor pues al aplastarlos no pierden su tamaño ocasionando bolsas muy extendidas.

11. Las fotos de tus vacaciones donde tienes que salir en todas, absolutamente todas las fotos. Hasta cuando le tomaste foto al animador de la alberca ahí tienes que salir también ¿para qué?

12. Cuando dicen “te mando un inbox”, “revisa tu inbox”, “más informes por inbox”. No necesito decir más.

13. Llegan a buscar a alguien pitando, ¿en serio tanta prisa tienes para no tener consideración con los vecinos? Y no es que me despierten, es simplemente el ruido es el que no soporto.

Vamos a correr – Los clubs de corredores

Estaba en Puerto Morelos hace algunos años cuando en medio de la maleza en un camino de terracería totalmente sin ningún atractivo de ningun tipo caminaba rumbo a donde me llevara ese camino sin saber al menos la longitud del mismo. No estaba esperando nada en particular ni me estaba proponiendo absolutamente nada relevante, simplemente, me nació empezar a correr. Claro, solo pude trotar un par de minutos y para mi sorpresa no hubo un jadeo fuerte en la respiración a causa de esto, la verdad es que me sentí muy bien con este esfuerzo físico en medio de la nada.

En estos tiempos, ya tenía rato viendo a Fabio pasar por enfrente de mi casa cuando él hacia sus entrenamientos. Con un poco de pena yo apenas iba saliendo a trabajar cuando él ya llevaba quien sabe cuantos kilómetros recorridos. Esto fue también un impulso pues pensaba “él es de mi edad, ¿qué me impide a mí también seguir sus pasos?”

Supe de una amiga que corría y que conocí en unas vacaciones. Lotte me dió un par de consejos para perder el miedo a correr, cosas básicas que en cualquier preparatoria del mundo te enseñan pero por alguna razón yo nunca tuve acceso. Ya de regreso a casa, notaba que una amiga estaba corriendo en casi cualquier carrera que se diera en la ciudad. A Susana le pregunté como empezar y casi como cualquier corredor, ella encantada de platicar como era todo el proceso de iniciar y tener constancia en esta práctica. Ahí me propuse una meta, la de correr mi primer carrera de 5K. De esto ya hace 2 años.

Ya después de esta carrera mi amigo de toda la vida Meño me comentó que en Las Vegas hay un maratón muy popular a donde llega gente de todo el mundo y que sería buena idea aventármelo. Antes de esta conversación yo era de la idea de correr por el simple gusto de hacerlo y ya, pasarla tranquilo. Y eso está muy bien, pero miraba como otro tipo de deportistas extremos con los que sinceramente no me identificaba a quienes corrían maratones y medio maratones (un maratón, si lo vas a llamar maratón es de 42 kilómetros con 195 metros, ni más ni menos ¿eh?) El punto es que en este momento surgió una nueva meta, mi primer medio maratón.

Pues bien, consultando con Susana sobre esto me comentó que ella y su club estaban entrenando para el maratón de Tijuana y me llamó la atención pues se organizaban para correr juntos, se enviaban tips y comentaban sobre carreras de la región. En este punto es cuando en el Club Berrendo me dió todos los ánimos y lo mejor, la actitud que necesitaba para asumir ese reto mayor como lo es un medio maratón.
BerrendoTuve también oportunidad de participar con Tecate Running donde por fin en la ciudad se sumaban esfuerzos para demostrarle a empresas, gobierno y comunidad en general que el atlestismo está más vivo que nunca y que a falta de respaldo y apoyo de las autoridades levantamos la mano y nos valemos por nosotros mismos cuando queremos que las cosas ocurran. Esto ha rendido frutos pues ante los números de corredores y la visión de la directiva de Tecate Running se han logrado que los institutos del deporte volteen a vernos y ahora haya más atención como apoyos en transporte a otros eventos del estado y ahora con la organización del primer Medio Maratón en esta ciudad.

Hay distintos tipos de clubes, los hay quienes siempre buscan encontrar el renombre por llegar a alcanzar una buena posición en una carrera, otros con mucha disciplina y de muy alto nivel para poder siquiera considerar entrar a ellos, unos muy divertidos donde la idea es correr a todo dar dando lo mejor de sí pero terminando no debe faltar la carne asada y las cervezas, y la verdad es que todos se valen. Tú puedes identificar mejor cual te conviene más a tí en términos de lo que buscas como corredor, cual ambiente te parece más adecuado de acuerdo a tu personalidad o que tipos de corredores que admiras están en ellos. Pero eso sí, no cabe duda que cuando corres con alguien más (aunque no estén físicamente contigo) siempre siempre, lo disfrutas más.

Todo esto es para decir que no corres solo, aunque estás entrenando a las 4 de la mañana en un sendero solitario siempre hay gente que te ha apoyado y creído en tí para que logres lo que te propongas.

Comercio en línea en México

Detestable, podría poner varios ejemplos, pero de verdad que no es mi interés quemar a nadie (tanto). Lo que sí puedo hacer es mencionar las únicas ocasiones donde no ha habido problema.

  • He comprado varias veces en mixup.com.mx donde siempre llegaba a tiempo (al menos en los días que decían llegaría), bien empacado para evitar daños y un precio normal, como lo esperarías en la tienda físca. Lamentablemente, aunque sigo comprando música y películas en formato físico, no ha sido tanto como antes y por ello cuando necesito comprar un disco o DVD voy directamente a la tienda (o en Amazon)
  • También en la única ocasión que compré en sanborns.com.mx un libro me sorprendí lo rápido que llegó.
  • En Librerías ghandi.com.mx siempre ha sido un placer comprar libros, a veces más baratos que en la tienda y en muchos otros casos más rápido que cuando llegan a mi sucursal más cercana.

Jeff Bezos: Birth of a Salesman (for the Wall Street Journal)

No me hagas empezar a hablar de los servicios en línea de SAT, pero lo que sí es que en los servicios de banca electrónica no he tenido problemas. Con el rediseño de Bancomer hace unos meses ha mejorado mucho la usabilidad y presentación de como estaba antes, debo reconocer. Banamex aunque ya tiene tiempo con una interfaz más amable y sencilla, se que algunos usuarios sí se les complique. En Banorte aunque es sobrio y llano, hace lo que tiene que hacer sin muchos clicks de por medio. Todos tienen esquemas de seguridad que pueden ser muy engorrosos pero son necesarios para darles confianza a los usuarios, que triste decir es muy poca es la que les tienen.

Y creo que esa desconfianza todavía aplica para muchos de los sitios de comercio electrónico en México

Vamos a correr – La importancia de las metas

A estas alturas por lo menos ya debiste correr completito un kilómetro ¿cierto? Y bueno, uno puede estar corriendo y corriendo por el simple gusto de hacerlo. Sintiendo las endorfinas (el runner-high que le llaman) después de ciertas distancias o tiempos es absolutamente genial. A veces cuando tienes muchas cosas en la cabeza y simplemente sales a correr a sacarlo (y sudarlo) complementamente sin marcas ni registros de ningún tipo llega a ser muy satisfactorio también.

Pero bueno, lo que me funcionó muy bien a mí después de algunas visitas a la pista atlética donde no miraba rumbo me decidí a prepararme justo para una carrera de 5kms de la que ya había tradición en mi ciudad. Era una carrera que se hace en verano y era abril cuando ya hacía 2 kilómetros más o menos sin problema en la pista. Estar al pendiente de estos 5kms y siguiendo un plan de entrenamiento para lograrlo fue un proceso muy satisfactorio pues estás trabajando gradualmente para llegar a una meta (literalmente).

Y es que estos planes de entrenamiento para lo que sirven también es para acostumbrarte a una disciplina. ¿Tienes flojera? Es día de entrenamiento. ¿Estás muy agusto calientito en cama? Es día de entrenamiento. ¿Está haciendo mucho frío? Es día de entrenamiento. ¿Te sientes pésimo por un mal día en el trabajo? Es día de entrenamiento. Esto es de darle y darle para conseguir el objetivo. Claro, siempre hay que ser realista y conocer tu cuerpo para saber cuando definitivamente un paso más te hará caer en una lesión, pero por lo mismo, por que te conoces, sabes cuando estas excusas son solo eso, pretextos para evitar salir y dar lo tuyo.

Algo que tuve que tomar en cuenta para estar completamente preparado es dejar la pista de tartán. Las carreras pedestres son casi en su totalidad recorriendo caminos de asfalto no tan óptimos como las vueltas a la pista, así que tómalo en cuenta para esa primer carrera. De preferencia haciendo recorridos en la ruta que la carrera seguirá (o similares) para no tener sorpresas que te pongan en riesgo.

¿Y porqué una carrera? Tú y yo sabemos que en esta primer carrera las posibilidades de llegar al podio de honor son cercanas a nada. Pero entonces ¿las otros 397 personas que se inscribieron para que la hacen? Para lograr llegar a la meta, tan simple como eso. Ya sea que es la primer carrera de su vida o para superar sus tiempos personales pero llegar a esta meta es algo tan personal como uno mismo. La ventaja es que en este caso ya no estás solo. Otros como tú están tratando de llegar a la meta y aunque no lo puedas reconocer de inmediato, la multitud te jala para que no desistas y es increíble la cantidad de apoyo que recibes de extraños que no quieren verte rendir y te animan para que logres esa meta. Algo que no creo suceda en ningún otro deporte.

Mi primer carrera en julio de 2012

Ya que llegues a esta primer carrera de 5kms, hablaremos de tu primer recorrido de 10kms, 21.097kms y tu graduación en 42.195kms, lo importante es tener presente estas metas.

La era del déficit de atención

Imagen

En este momento que estás leyendo este artículo quizás estés escuchando música o medio viendo un programa de TV o video en Youtube. Cuando estás con una persona o con un grupo de amigos invariablemente al menos uno de ustedes estará checando alguna cosa en su smartphone mientras asegura estar al tanto de lo que el resto está discutiendo. ¿Cómo pasó esto?

Hace poco estuvo en línea un cortmetraje llamado ‘Noah’. Aunque este corto no trata precisamente sobre lo que estoy tratando (en realidad es una historia de malentendidos y desamor en medio de Facebook, Skype y otros), sucede en medio de una realidad actual muy clara y presente: la falta de atención y enfoque a lo que estamos haciendo. Lamentablemente por una queja del festival de cine de Toronto donde fue mostrado, ya no es posible verlo (fácilmente) en línea, pero lo recomiendo ampliamente (advertido: es NSFW por varios miembros masculinos a la hora que el personaje está en Chatroulette).

Ahora todo lo que hacemos en determinado momento está siendo hecho a la vez que otras 3 o 4 cosas. ¿Recuerdas cuando dejabas de hacer lo que estuvieras haciendo cuando recibías una llamada telefónica? Yo tampoco. O cuando de repente interactúas en el chat de Skype o Facebook, ya damos por hecho que no te están atendiendo al 100% (y te aplican el “visto”). El colmo es cuando estás en una empresa de servicios y ni siquiera entonces dejas de lado todas estas distracciones para atender a tu cliente que esté enfrente de tí.

Recuerdo la pantalla de 9 canales de ‘Back to the Future II’. Ansiaba esa tecnología. De hecho hace unos años que estaba buscando una TV me desilusioné de que prácticamente son obsoletas las que cuenten con Picture in Picture. Hoy, no es precisamente esto lo que ofrecen las televisiones actuales, pero, ¿cuántas veces no has sido distraído en el cine por el teléfono de alguien que no puede esperar a checar sus redes sociales? En la última vez que trataste de ver una película en tu casa ¿cuántas veces checaste tu correo o te fijaste en algo en tu celular o tablet?

No estoy diciendo que sea malo o bueno, pero sobre todo cuando estás interactuando con una persona enfrente de tí en vivo, merece toda tu atención pues eso es respeto. ¿De verdad no puedes esperar a checar tus mensajes justo en medio de esta reunión? ¿en serio es imprecindible detener en este momento la conversación con tus amigos para enviar un instagram? ¿justo enfrente de tu cliente con quien quedaste de verte tienes que hacer el checkin en foursquare?

Solo es cuestión de sentido común.

Los Tag IAVE y los dolores de cabeza

Las autopistas de paga en México son caras, cualquier carretera de cuota representa un gasto exagerado, por donde lo quieras ver. Pues bien, el tramo Tecate – Tijuana es de las más caras del país (ahunado a que en el año 2014 lo han subido dos veces) con un costo de 101 pesos por solo unos 22 kilómetros de trayecto.

Por recomendación de una cajera de esta autopista  adquirí el tag IAVE (pues tienen tarifa reducida). Fue una odisea encontrar donde comprarla pues en los puntos de venta que publicitan en su página www.iave.mx a veces ni los conocen. Fue muy gracioso cuando ante un ejecutivo en una sucursal Bancomer dijo desconocerlas y le enseñé un poster con publicidad de IAVE que ahí mismo tenían y no supo que decirme. En fin, la adquirí en un Sanborn’s en su modalidad prepago (de ninguna manera quería ligarla a una tarjeta de crédito, desconfianza será) y la recargué ahí también porque en los 7-Eleven nunca sirve el sistema (según los 3 cajeros en 3 distintos 7-Eleven que intenté recargarlo).

Imagen

Pues entre cobros, cruces y un sistema de aclaraciones muy extraño, esto es lo que he aprendido en estos meses que he usado el tag IAVE:

  • Ten saldo suficiente. Internamente cada cruce hace un cobro por el peaje, una retención y un cobro más adicional que luego te reponen. Pero mientras son peras o manzanas, siempre ten disponible en tu tag al menos 3 veces el monto de lo que cobra la caseta.
  • El sistema de aclaración es unilateral. Cuando no reconozcas un cruce, puedes indicar desde tu estado de cuenta que necesitas aclararlo, y elegir desde una serie de opciones el motivo por el que estás solicitando la aclaración. Lo malo es que no te admite algún comentario o información adicional para fundamentar tu caso. Al cabo de unos días aparecerá si procede o no tu aclaración y si es que no procede (en mi experiencia) dile adiós a ese dinero.
  • Los cruces tienen una entrada y una salida. Siempre aseguráte de que el lector de IAVE te admitió (la luz verde del semáforo) al iniciar tu recorrido y al finalizarlo. De no hacerlo el sistema asume que hiciste el recorrido completo lo cual no es cierto e incurrirás en cobros adicionales, por lo que te verás en interminables aclaraciones y llamadas telefónicas.
  • Si tienes el tag pegado a tu parabrisas no puedes pagar en efectivo. Suponiendo que tú ya sabes que no tienes saldo suficiente (recuerda, por regla general, al menos 3 veces el monto de la cuota) entonces decides hacer uso de la autopista cruzando por las casetas normales y pagando en efectivo tu cruce. Pues bien, el sistema reconoce que has pasado por ahí y te cobra ese cruce también a través de tu tag (con saldo negativo). Otra vez, navega por el sistema de aclaraciones para intentar recuperar tu dinero.
  • A veces el sistema falla. Aunque tengas saldo por demás suficiente o hayas hecho recorrido entrando y saliendo por donde se debe, a veces su equipo no funciona (en unos 20 cruces ha fallado al menos una vez un lector en una salida) y mientras son peras o manzanas, te cobrarán el recorrido completo que luego tienes que aclarar.
  • Es un servicio subcontratado por la autopista. Por lo tanto, ni el cajero de la caseta ni el administrador de la autopista tiene voz ni voto ni capacidad de decisión sobre IAVE, no pierdas tu tiempo ni el de ellos. Lo que sí, es que sí le reclamé personalmente a la cajera que me recomendó la tag para invitarla a que dejara de hacerlo.

En resumidas cuentas, prefiero pagar 57 pesos en lugar de 101 pesos y por eso me aviento todas las inconveniencias con el sistema de aclaraciones y dolores de cabeza. Tú mismo puedes verificar en el fan page de Facebook de IAVE que las palabras “fraude”, “robo”, “reembolso” y “problema” son usadas frecuemente entre quienes dejamos un comentario ahí. Lo que sí, es que a través de ahí he encontrado el medio más rápido para que me hagan caso.

Lo que sí, de ninguna manera recomiendo IAVE.

Vamos a correr (el comienzo)

Entonces ya te decidiste a empezar a correr, eso está perfecto. Puedo recomendarte este

Plan de entrenamiento para empezar a correr

216168_10150170488211881_6605068_nAntes:

  • Ten a la mano los shorts, camisa y tenis que usarás en tu primer corrida
  • Ten listo un litro de Gatorade o agua (lo que te haga sentir mejor)
  • Usa una toalla facial limpia para secar el sudor

Ahora, vámonos a la pista (o calle)

  • Estiramiento: trata de tocar tus dedos de los pies con los de las manos estirando tu cuerpo, alza una de tus piernas sobre un poste o barandal mientras haces lo mismo, repite con la otra pierna. También puedes hacer un par de sentadillas para estirar.
  • Calentamiento: Camina por lo menos 2 vueltas a la pista atlética (800 metros o alrededor de 2 cuadras de calle) a paso normal de caminata común.
  • ¿Ya estás listo? Ahora lo podrás hacer, este es el momento más importante. ¡Corre! Nada más no te avoraces, corre si quieres trotando la primera vez, pero algo que demande tu actividad física como nunca antes lo habías hecho.
  • Cuando llegues a 100 metros (aprox. media cuadra) vuelve a caminar
  • Enfriamiento: Ahora para regresar a tu estado normal camina otras 2 vueltas (800 metros o regresa las 2 cuadras si estás en la calle)
  • Y ya terminaste tu primer entrenamiento, no olvides rehidratarte con tu litro de líquido

Repite lo mismo esta misma semana. La idea es proponerte ciertos días a la semana entrenar, pero esos días a la semana que te propusiste, hacerlos sin falta, no dejar de hacerlos.

Más adelante te darás cuenta que podrás aguantar otros 100 metros, adelante, hazlos, y algunos días después la vuelta completa a la pista, ¡hazlo! Poco a poco estarás llevando un ritmo que te permita seguir corriendo y alcanzando mayores distancias. Simplemente no desistas.

Vamos a correr (parte 1)

Hace casi dos años me decidí a hacer ejercicio y opté por correr. Entre algunas de las razones que tenía eran:

  • Siempre me ha gustado caminar. Todo el tiempo salgo a caminar y no se diga cuando estoy de visita en alguna ciudad que no conozco. Recorrer las calles de mi ciudad también es algo que me ha gustado hacer desde siempre. Como alguna vez me dijeron “la única manera de conocer esta ciudad es pateándola”
  • Necesitaba un ejercicio que bombeara sangre por mis venas. Había hecho spinning por algunos meses años atrás y sí es muy vigorizante pero también muy demandante.
  • Es relativamente barato. Salvo por los tenis (pienso yo que sí debes invertir en unos buenos, que ojo, no es lo mismo que unos de marca), lo único que necesitas de equipo es ropa con la que te sientas cómodo.
  • Mi horario es limitado. Mi único marco de tiempo era muy temprano por las mañanas, no podía atarme a un horario de gimnasio o sujetarme a horarios de partidos que no controlo.
running shoes

New Running Shoes by aaipodpics

¿Y qué he obtenido? Sabía que la real “quema” de grasa se da después de que corres ciertas distancias o con ciertas intensidades, no esperaba bajar más de 15 kilos. Me siento muy bien anímicamente y aunque salgo a correr desde las 4 de la mañana o antes, estoy con mucha energía todo el día. Las horas que le dedico a correr son tiempo para mí y no hay reflexiones más profundas que las que tienes contigo mismo.

Algunas recomendaciones:

  • Esto es paso a paso, no desesperes si a la primera no puedes correr más allá de una cuadra.
  • Siempre estira y siempre calienta. Antes y después, estira bien los músculos. No hay nada peor que no poder salir a correr por una lesión, así que debes cuidarte.
  • Es importantísimo hidratarte, sobre todo en tiempo cálido pero aún en invierno, debes tomar de medio a un litro completo de agua, como sea que tú te sientas cómodo.
  • Invierte en unos buenos tenis, y estos son los que a tí te resulten cómodos. No te dejes llevar necesariamente por usar la mejor marca o los más caros, busca los que te hagan sentir cómodo.

Mi evolución musical

En el último episodio de Salud Mental, el Faus y el Cheko hablan de su propia experiencia en la música. Me inspiro a escribir la mía.

De niño, yo oía a Burbujas y Chabelo, y fue precisamente en el que cantaba rock donde sale la de ‘Adiós, Superman’ que me dí cuenta que me gusta más ese lado de la música. Ya de unos 11 años me encontré en una tienda un cassette llamado Rockorollo donde alguna banda de algún lado reinterpretaba los éxitos de ese  “movimiento” del “Rock en tu Idioma” con canciones de Enanitos Verdes, Miguel Mateos, La Unión y entre otros, Hombres G.

Desde que oí esas canciones me llamaron mucho la atención, ¿cómo vas a cantar en una canción “sufre mamón” o “los músculos de tus tetas” y me puse a coleccionar todos los discos disponibles hasta el momento de ellos hasta llegar a una discusión con el primo de un vecino que venía de España y decía que lo que mandaba allá eran los Toreros Muertos (esos de la agüita amarilla) pero obvio, nunca llegaron al nivel de fenómeno como Hombres G. Imagínate mi fanatismo que hasta para ambientar la entrada en mi boda escogimos ‘Sin tí’.

Ya eran tiempos de secundaria y se escuchaban en todas partes el rock en tu idioma pero ahora sí, mexicano. Y aunque mi primer acercamiento no fue precisamente con algo nacional con el cassette ‘Doble Vida’ de Soda Stereo, esto me hizo que volteara a ver a todo un mundo que yo desconocía hasta entonces y me acerqué a otras bandas mexicanas. No hay manera de probarlo pero realmente a mí nunca me gustó Maná, no entendía como una canción tan babosa cuyo coro rezaba “rayando el sol … ooo eee ooo” podía gustarle a la gente. No me parecía rock, no me parecía que aportara nada nuevo como en esos entonces sí lo hacían Caifanes, Maldita Vecindad y otros. Más adelante con Cuca, La Lupita, Santa Sabina y hasta Fobia enterraría más ese engendro.

En esa época empezaron los clubs de música donde por unos cuantos dólares te llegaban a tu domicilio alrededor de 12 cassettes con el acuerdo de comprar otros 8 a precio regular. Se de varios que nada más se quedaban con los 12 al comienzo y ya se olvidaban, aunque después llegaban las cartas de los servicios de cobranza. El punto es que gracias a estos catálogos pude conocer música que de ninguna manera hubiera podido acceder en mi ciudad. Llegaron los primeros cassettes de The Cure y Depeche Mode aunque con más apego a los primeros que a los segundos, a pesar de que el ‘Violator’ lo he renovado cada ciertos años que por alguna razón lo presto y no me lo regresan.

Otros que empezaron a llegar y que definieron mis gustos fueron los de Soundgarden, Nirvana, Alice in Chains, Korn, el ‘Ten’ de Pearl Jam que nunca he podido oir completo sin quedarme dormido y por supuesto Guns N’ Roses y Metallica. Fue mi primer acercamiento con una de mis bandas favoritas de todos los tiempos en The Doors. Y afortunadamente nunca me gustó nada glam, pero desde que un amigo me prestó un disco de Mötley Crüe no he parado de oirlos. En otra ocasión también me prestaron algo de Scorpions y quedé prendido de ese tipo de música más pesada y no volví atrás. Conocí a Megadeth, Pantera y Sepultura por amigos de la prepa y empecé a ir a los primeros conciertos donde se escuchaba metal.

Llegaba MTV a los hogares latinoamericanos y con ello el Headbanger’s Ball. Entré de lleno a Danzig, Rage Against The Machine, Rollins Band, Morbid Angel, Carcass, algo de Cannibal Corpse y por supuesto más Sepultura, Pantera y sobre todo Megadeth. El album negro de Metallica me hizo repasar su repertorio pasado y nunca compré el ‘Load’ y no volvieron a redimirse conmigo hasta el ‘St. Anger’. Mención aparte tiene Megadeth que por los tiempos del ‘Countdown to Extinction’ ya se conocían como la alternativa a la música alternativa. Y es que en estos tiempos de mediados de los 90′s fueron de los primeros en aprovechar la plataforma de internet con Megadeth Arizona, el único fan club del mundo donde podías estar tan cerca de tu banda como tu monitor lo permitiera. En esta época donde la música banda empezaba a agarrar una modita en la región, Megadeth Arizona fue mi refugio hablando con otros fans de todo el mundo sobre la música que nos gustaba, intercambiando gustos y en alguna ocasión, quizás, solo quizás, hasta llegamos a hablar (vía chat) con David Elefson o hasta Dave Mustaine.

Lo que tenía en esos entonces MTV era una especie de formación de una hermandad latinoamericana y por ellos me enteré de Fabulosos Cadillacs, A.N.I.M.A.L., Todos tus Muertos, Mano Negra y otra banda que me definiría hasta la fecha: Héroes del Silencio. Con un estilo muy particular de cantar, pero sobre todo con letras que pueden significar todo y absolutamente nada a la vez con riffs poderosos y acordes de guitarra magistrales.

Llegando a los 2000 llegué a la edad donde la música de la nueva generación no me agradaba del todo, eso de Linkin’ Park, Limp Bizkit y similares nunca me parecieron. Pero cuando era un grupo que se atrevía a darle una cachetada a todo lo que se pusiera enfrente con lírica hermosa, música brutal pero armoniosa, me aviento con todo. Esta banda se llama System of a Down.

¿Y más adelante que hubo que me gustara? Sinceramente no me acuerdo. Redescubrí Iron Maiden con sus primeros álbums, he consumido nuevos discos de mis bandas favoritas pero nada de lo nuevo realmente me interesa. Quizás es por el síndrome de que todo lo nuevo me suena a mierda.

Sigue lo que escucho en mi perfil de Last.FM

¿Y cuál fue tu evolución musical?

 

Addendum: Algunos me han mencionado “¿y todos los conciertos de Carla Morrison a los que has ido qué? y pues es que sí, por alguna razón también ciertas aristas del pop me han interesado, a lo mejor primero por el atractivo visual y después porque son cosas que me han hecho sentir bien en el momento adecuado. Algo de esto encontré en Lisa Loeb (tengo sus primeros 5 discos), Mandy Moore (que sus últimos álbums han sido más maduros), hasta OV7 (he ido a un par de conciertos también), pasando por The Ting Tings (a veces me gusta bailar para mí mismo), Lilly Allen (a veces encuentra uno letras duras en estas chicas británicas), Stacie Orrico (lástima que no pegó tanto, pero era la mejor voz del pop en su momento), y claro, Julieta Venegas, Natalia Lafourcade y Carla Morrison (que vamos, tienen sus diferencias). No considerando a Paramore como pop, pero no necesariamente rock duro, también he disfrutado todos sus discos.

 

Addendum 2: Mira, todo el tiempo que el carro tiene una autoestéreo la dejo en el XLNC1 104.9 de FM escuchando música clásica. Para nada me aburre, la disfruto y me hace revisar los clásicos de para toda la vida.

 

Addendum 3: Sigo religiosamente el podcast de Rockofonía donde se exponen los géneros más poderosos del rock. Y es que confío mucho en el gusto de César y Tony para acercarme a la música nueva y de antaño que valen la pena en el terreno de hard rock y metal.